Daniel Christello

He vivido más de 30 años en Mendoza dónde nací y 20 años en Buenos Aires. Mi hijo y mi mujer (mis mayores pasiones) nacieron en CABA. Mi papá nació en Buenos Aires, vivió en Mendoza. Puedo decir que soy mitad menduco y mitad porteño.

 

Inicié mi carrera de la mano de la tecnología, aprendiendo y trabajando en gestión. Me fui formando en mi carrera de grado y posgrados empezando por la ingeniería y siguiendo por marketing, administración y management.

 

Debo ser medio nerd porque me gustó estudiar y trabajar. Me enojaba cuando algo no me salía bien. Pero me levantaba en la mañana con ganas de ir a trabajar.

 

Me gusta aprender, leer y ver videos relacionados a mis temas de interés. Así, hay varias personas que son mis referentes (influencers?). Con esto quiero decir que no soy un gurú, ni un genio, ni nada que se le parezca. Nada me resultó demasiado fácil.

 

Soy simplemente un aprendiz permanente a quién le gusta crecer en experiencias. Intento hacer de esto un producto útil para compartir, en la medida y a la medida de quien lo demande (no como spamming).

Busco la racionalidad, porque crecí apasionado por las cosas, la música, amig@s, algún deporte, el estudio y el trabajo.  De este modo, intento apoyarme en el “data driven” porque creo que es imposible deshacerse de la parte emocional, desde que el hombre es eso, algo natural. Creo en el valor del esfuerzo humano y sus méritos, aunque también creo en la suerte. Y a la suerte hay que ayudarla.

Creo en la importancia de valores de las personas y organizaciones. Toda persona se maneja por ciertos principios, aunque sea sin darse cuenta, sin pensar en ellos, cualesquiera sean estos. Y lo mismo pasa en las empresas, porque a las empresas las hacen las personas, no las máquinas.

Varios años de inactividad laboral modificaron mi vida más por necesidad y obligación que por devoción. Fueron varios años de actividad enfocados, a lidiar con una enfermedad. Una labor sin vacaciones.

 

No puedo, ni deseo volver a la actividad laboral operativa. Pero si deseo estar a tono de la actualidad. combinar esto con mi experiencia, generando así un blend que pueda resultar útil para afrontar los nuevos desafíos de aquellos quienes hoy están operando sus proyectos empresariales.

Hoy observo un mar interminable de propuestas, promesas y soluciones para organizaciones, que abarcan desde el segmento corporativo y gobierno, hasta empresas pequeñas. Una especie de broadcasting que puede llegar a aturdir a quienes tienen que gestionar. 

Encuentro un sin número de herramientas que reúnen conceptos clásicos adaptados al cambio y a su velocidad. Aquí, según veo, la historia se repite. Se renueva cada vez más velozmente. Evoluciona, cada vez más ”ágil”. Hay que saber qué herramienta elegir y cómo usarla para agregar valor.