¿Por qué Estrategia?

Actualizado: 29 de jul de 2021

2021. Empresas y países van superando, con mayor o menor agilidad, la crisis mundial COVID-19. ¿Y ahora, cual es el plan? Hay unicornios, corporaciones y empresas que se sostienen con mayor o menor solidez. También hay de las que quedaron ya en el camino.


El COVID es algo nuevo, los cambios de contexto no. Con la pandemia como factor externo e imprevisto, todos los países y empresas se replantean y revisan sus planes. Porque a todos el COVID-19 les ha impactado.


¿Y ahora cuál es el plan?


Algunos países están logrando mantener de algún modo su visión y plan macro, superando más de un evento, incluido el COVID-19. Renuevan sus planes de acuerdo al contexto, sin perderse sistemáticamente en caminos con direcciones opuestas. Hay otros países que no.


En el mundo empresarial, sucede algo parecido:


Las corporaciones están más interesadas en revalidar y/o reformular sus planes de cara a los próximos años para poder seguir creciendo.


En empresas medianas ha resurgido la discusión de esta cuestión desde el 2019. Las PyMES, más dispuestas a pedir ayuda, han consultado a sus estudios contables, entidades financieras y otros referentes sobre cómo abordar los próximos años.


Las empresas pequeñas y los individuos buscan distintos caminos, con ayuda o sin ella, apostando a encontrar alternativas que los ayude a sobrevivir, un status-quo, o crecer. Porque la alternativa que queda es liquidar.


Es difícil abarcar todos los comportamientos organizacionales posibles en un texto de 5 minutos de lectura, pero sí es posible resumir que todas las organizaciones en mayor o menor medida están en esta búsqueda de adaptación de su estrategia.


Es como si las organizaciones se encontraran en caminos no tan habituales.

Negocios buscan nuevos caminos no tan conocidos o habituales. Para esto las empresas necesitan planes. Estrategias.
Organizaciones en caminos no habituales.

Estrategia, Plan, Transformación, Adecuación


Para los más estrategas, son conocidas las correlaciones entre Qué/Por qué-Misión/Visión, Cómo/Cuándo-Estrategia/Plan y muchas otras más.


Entonces estamos preguntando acerca de esas cosas que a nivel organizacional van desde documentos guardados en intranets hasta reuniones de mesa chica, pasando por radio pasillos y encuentros virtuales. Cosas que deberíamos tener en mente.


¿Tiene sentido tener estrategias?


Cuanto mayor es la crisis, más se afectan nuestros planes. Lógicamente esto depende de qué tan fuerte estemos para afrontar un determinado embate.


¿Qué es estrategia? Estrategia es el marco general de ideas y perspectivas que responde a las preguntas ¿Quiénes somos? y ¿Quiénes queremos ser?, por lo tanto orientan las decisiones y acciones dentro de una organización para alcanzar los objetivos anhelados. La estrategia también crea el marco general de las contingencias.


¿Qué es un plan estratégico? La estrategia decanta en una guía o plan macro. En ese plan se ponen los objetivos claros y precisos para cumplir con la estrategia. Y un plan bien hecho, tiene cierta sensibilidad a las contingencias.


¿Qué es crisis? Es el marco de las contingencias graves que, cuando aparecen y son notables, tienen una afectación social y económica. Dan lugar a preguntas tales como: ¿Cómo adapto mi negocio? ¿Como ajusto mis finanzas? ¿Como mantengo a mi gente motivada?


La estrategia no es un solo un documento, o una instancia. Es un músculo formado por el pensamiento y compromiso de las personas. Es algo que renueva la fuerza y dirección a la empresa. Nutre de proteínas de experiencia y aminoácidos del contexto. En lo organizacional, si pensamos con detenimiento, nos damos cuenta que tenemos una estrategia para cada cosa. Estrategia es cosa de todos los días.


En los desvíos y en las crisis, nos damos cuenta qué tanto tiempo y energía dedicamos a alimentar nuestra estrategia. Frente a una contingencia no siempre sabemos para dónde ir. Sin embargo, las crisis no siempre dan por tierra las estrategias, aunque casi siempre las ponen a prueba.


Por lo tanto, cuando hay desvíos, cualesquiera sean estos, las preguntas vuelven a empezar: ¿Vamos por el camino correcto?


¿Para qué tener estrategias?


Ejemplo ilustrativo de no tener estrategia. Como manejar en el medio del desierto sin brújula.
No tener estrategia es como correr un rally sin gps.

No tener estrategia es como manejar un formula rally en una carrera, sin gps, sin copiloto y sin haber estudiado el circuito previamente.


Tener una estrategia adecuada tranquiliza, da ventajas. No tenerla, produce ansiedad. En el medio de tener o no estrategia están los buenos planes, aunque sean de contingencia y parciales, cuanto más estructurales mucho mejor.


Las ventajas de las estrategias surgen de asignar más tiempo ordenado para pensar y tomar mejores decisiones, aún en el medio de una carrera:


El pensamiento estratégico estimula el aprovechamiento de oportunidades en situaciones favorables y también en las contingencias: Se arman y/o rearman los equipos rápidamente, para impulsar lo bueno y para contener o desestimar las cosas que no salen tan bien.


¿Por qué debemos revisar la estrategia?



El COVID-19 ha acelerado el cambio hacia una nueva "Curva S" y ha sido un parteaguas multigeneracional hacia nuevas formas de vivir y socializar.

Nueva Curva S. Ejemplo Ilustrativo.

Estrategia, transformación y digitalización son cosas distintas, pero están íntimamente ligadas. El COVID-19 ha impulsado a las empresas a acelerar su transformación de forma inevitable, no solo para mantenerse y crecer, sino también para responder de algún modo a la crisis cambiando inversión tecnológica por gastos.


Simbología de un camino definido dentro de una estrategia.
Un camino entre Porter y PESTEL.

Pero esto es solo una parte de un camino con muchas variantes y carteles de Fuerzas de Porter y PESTEL. Es decir la transformación es parte de una estrategia, sea digital o no.


¿Por qué estrategia?


El punto aquí no es detenerse a pensar en un plan estratégico a 3 años. Tampoco se trata de un absoluto cortoplacismo.


Generalmente y según el tamaño de la organización, una estrategia se descompone en una serie de planes por eje de acción, los que se pueden crear o recrear de distintas maneras, si las circunstancias lo requieren. Así estos plantes depurados recomponen la estrategia.


Sentirse de algún modo en el medio de este proceso, sugiere buscar ayuda de personas de mucha confianza, habilidades y experiencia, para ordenar y actuar con resiliencia.


Buenas estrategias son buenas herramientas sobre todo para los principales responsables de cualquier organización.


Al final, la estrategia es importante, porque:


No estar preparado es prepararse para lo peor.

Estar preparado es la mitad de la victoria.


34 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo